martes, 5 de junio de 2018

La ficha perdida


Lo bueno de que empiece un nuevo año es que estamos más abiertos a empezar de nuevo y aprender de las cosas buenas y malas para vivir el resto del año medianamente mejor, en algunos casos el impulso va hasta mayo aproximadamente, pero en otros casos en los mas valiosos y sorprendentes van para toda una vida.


Mi mamá ya esta bien, uff como me gusta leer esto, lo digo sin miedo por primera vez y con el corazón 60% más tranquilo, pero como nuevo propósito de vida ella quiso terminar su bachillerato, el que dejo años atrás por tomar otras responsabilidades que en el momento no la perseguían pero que decidió tomarlas. La cosa es que todos los sábados se va a clase de 8am a 1pm, por lo que debo pensar en sacar a mi perra al parque, limpiar areneras, ver Grey´s Anatomy y desayunar, pero como eso de la cocina no es lo mío, voy y me compro un producto que me hace feliz con dos palabras Bon Your, me acuesto a ver mi serie favorita pero de inmediato me caen encima mis dos gatas, Martina (6 años) y Lucy (4 meses) para que les de Yogurt; por una parte Martina lambe la tapa muy lentamente y se le nota como disfruta de saborearlo, hasta cierra los ojos del placer que eso le ocasiona, pero Lucy es muy diferente, enloquece, lambe absolutamente toda la tapa y hasta le lambe la boca a Martina, llora desesperada y luego se da cuenta que se ha comido todo y no fue suficiente, no disfruta de la comida, su ansiedad sube tanto que luego la frustración es inevitable.


He pasado tiempos difíciles conmigo misma, han vuelto pensamientos a mi cabeza que me estuvieron atormentando durante años, soy víctima de mi propia mente que saca conclusiones y aunque trato de contrarrestar esos malos pensamientos con palabras y versículos que han cambiado mi vida (Por eso me los tatuó) es complejo, también busque ayuda con personas, pero no la encontré, en estos tiempos las personas están muy ocupadas, no las culpo, cada uno debe lidiar con sus propios problemas. Sé que tengo muchos defectos, pero siempre he tratado de meditar en mis decisiones, de pensar qué dije, qué no dije, qué pude haber hecho, casi siempre busco la raíz de mis problemas, siempre he creído que antes de sanar una herida hay que saber que la causo, pero mi herida profunda, con infección y comprometiendo otros órganos, tenia un nombre se llamaba: Ansiedad y traía a su hermana fea la Frustración, era la Lucy humana, me comía tan rápido la existencia que no saboreaba todo, que el dolor era inevitable. La vida es tan compleja, entre todos los seres vivos del planeta tierra, no conozco uno más débil y frágil que el ser humano, nos hacen algo unos minutos, y dura toda una vida completa lastimando nuestro interior, luego nos hace sentir despreciables, odiados por el mundo pero sobre todo odiados por el creador, el que tiene el poder de hacerme sentir bien y aun no lo hace, el que me lleva cerca a personas que aman al prójimo, pero aun así no me aman, el que me creo diferente, pero aun así, no encajo. Es difícil sentir ansiedad, pero aun es más difícil sobrellevarla, quizás sea cuestión de años como Martina, para sentirme mejor, pero no quiero llegar al doble de mi edad para sentir tranquilidad. Desde que tengo memoria -esta vez no son las ultimas 24 horas- he tenido problemas para relacionarme con otras mujeres, siempre pensé que había algo en mi mal, siempre me culpe y por eso, trate de ver como las personas que tenían muchos amigos se comportaban, y empece a actuar de esa forma, daba regalos de cumpleaños, estaba cuando lo necesitaban, los animaba, los acompañaba en sus duelos, e hice creo que todo lo que siempre pensé tenían que hacer los buenos amigos, pero aun así no lo logré y llevo casi todos mis 26 años tratando de lograrlo y fue hace poco que me di cuenta que ese cuento de “Si tienes el mismo problema con muchas personas, el problema no es de ellos, sino tuyo” es una mentira, a veces el problema no es de nosotros, el problema es de ellos.


Hace un tiempo me sentí muy mal por no recibir de las personas más cercanas, amor y protección, pero también vino a mi corazón paz al pensar que Jesús sintió lo mismo, y pensé en este versículo que justamente un amigo - de esos que andan en vía de extinción- publico “A lo suyo vino, y los suyos no le recibió. Mas a todos los que creen, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” Juan 1:11-12. Creo que es tiempo de dejar de luchar por encajar en el mundo, por tratar de buscar amor, dejar de buscar a un escudero, no siempre somos nosotros los del problema, por más que nos esforcemos y nos contorsionemos, muchas veces no se logra, lo sé es doloroso, y para quienes hemos caído en depresiones, ver todo este tipo de cosas es como la gota que rebosa a diario el vaso, yo siempre tuve la intención de tener amigos, de dar amor y también quise recibirlo, sin embargo es inevitable decepcionarse, siempre he creído que uno debe andar con las expectativas bajas pero brindando la posibilidad de dejarse sorprender. La ansiedad es un monstruo gigante, es terrible, es como el inicio de muchas enfermedades, es horrible sentir miedo y pensar todo el tiempo que se es culpable de algo que no siempre se es culpable, yo he vivido con esto toda mi vida y hasta hace poco pude distinguirlo en mi corazón, no ha sido nada fácil, pues la ansiedad en el corazón y la mente, es el terreno perfecto para los abusos de poder, el juzgamiento (del que lo sufre hacia el mundo) y de la soledad, sin embargo he aprendido a corregir algunas cosas en ellas como el de entender que nadie me puede obligar a hacer algo que no quiero, nadie puede hacerme dudar de mi misma, y tampoco debo estar en un lugar donde no quiero estar, pero sobre todo, no debo ser algo diferente a quien soy. A mi siempre me ha gustado hablar, siempre, me acuerdo de pequeña cuando mi mamá antes de llegar a cualquier parte me decía «¡No vayas a hablar de esto y de esto!» Y he escuchado tantas veces el comentario de «¿Tu si hablas, no?» Y las personas no saben en los pequeños fragmentos que me convierto cuando me lo dicen, siempre que llego de una tarde con amigos pienso toda la noche «¿Será que dije algo malo?, ¿será que por eso no querrán estar conmigo?» No crean, yo con mi cara de «Me importa un bledo el mundo» si me importa, al fin y al cabo si con animales hubiera sido suficiente, Adán no hubiera necesitado una Eva. Así que aunque no podemos salvar a todo el mundo, si podemos hacer sentir a alguien bien, hacerlo sentir que sus defectos solo son ausencia de alguna virtud en la que se puede trabajar, y lo que para mi es un defecto para muchos es una virtud.


Dios promete ser todo lo que otros no han sido, promete ser amigo cuando el mundo es infiel, promete ser padre, cuando el nuestro acá en la tierra nunca nos consoló y protegió, promete ser justo y fiel, aun cuando nadie nos defendió - o nos dejo morir- promete permanecer, aun cuando el mundo desapareció cuando los necesitábamos, promete creer en nosotros, cuando las personas nos decían que no lo lograríamos, no nos critica por hablar mucho, por ser miedosos, ansiosos, tercos, cojos, muy soñadores, por hablar duro, o por hablar muy bajo, pero sobre todo, promete un lugar especial a lado de él en la eternidad, él es todo, él es suficiente, promete ser la respuesta a nuestra necesidad, promete convertirse en esa ultima ficha que perdimos y que era necesaria para terminar de armar el rompecabezas.



“pero todos los que beban del agua que yo doy no tendrán sed jamás. 
Esa agua se convierte en un manantial que brota con frescura 
dentro de ellos y les da vida eterna.” 
Juan 4:14

domingo, 22 de octubre de 2017

Inquebrantable

Ya hace un buen tiempo no escribía para mi querido Blog, resulta que esta vez se me acabaron las ideas, sí así como lo leen, se me acabaron las ideas, y eso sucede cuando las personas se convierten en personas “serias” cuando la creatividad se pone corbata o en mi caso, tiene un horario de entrada y uno de salida, -gracias a Dios la cosa cambio- porque a veces lo que nos permite sobrevivir en este mundo, es eso de la creatividad para ver el mundo con ojos de esperanza, todo es diferente cuando a las imágenes les agregamos color.

Resulta que he pasado por cosas bien complejas últimamente, aún me pregunto cómo he hecho para soportar tantas cosas, y eso no me hace sentirme orgullosa, solo me hace sentir que esto que he vivido me ha permitido ver a Dios desde otras áreas, aun desde la área de la desilusión. Yo he tendió varios complejos durante mi vida, unos menos importantes que otros, y otros que a veces se convierten en bestias abismales, que me acechan y se vuelven más grande que yo, aunque cualquier cosa es más grande que yo. Tengo un recuerdo por allá metido en cuarto de san alejo de mi cerebro, en el que una vecina estaba estudiando no recuerdo con precisión la carrera, si era algo con sicología, o algo que tuviera que ver con niños, la cosa fue que nos ponían en la sala de su casa con 2 o 3 cámaras que grababan nuestro comportamiento, allí estaba mi primo, 3 vecinos más y por supuesto, yo; nos hacían diferentes preguntas, y nos permitían jugar con una serie de pruebas que habían preparado para nosotros. Con el pasar de los días, o semanas -la verdad no recuerdo- fueron disminuyendo la cantidad de niños que seguían en el proyecto, hasta que al final quedo solo uno, adivine quién fue, sí, heme aquí; ellos estaban encantados con que yo hablará y respondiera a todo lo que me preguntaban, porque la vergüenza, nunca pero nunca fue mi problema. 

Sí, eso que alguna vez me llevo a ser una rata de laboratorio, se convirtió en una puñalada hacia mi misma, hacia mi corazón. ¿De dónde aparecen las inseguridades? bueno son varios factores, sin embargo la principal es porque no nos enseñaron a ser fuertes frente a los comentarios de las personas, porque jamás nos dijeron que valíamos la pena y que podíamos lograr lo que quisiéramos, porque básicamente no sabían todo lo que podríamos hacer por el mundo. Uno de mis personajes en la Biblia favoritos es Jacob, y como sé que la mayoría que lee esto no lee la Biblia, les contaré en modo turbo lo que me gusta del man, para empezar el nombre significaba “Usurpador” es decir desde que nació ya el man estaba en la inmunda, él tenia un hermano llamado Esau, que era como el hijo preferido de su papá, y era el preferido porque el man era todo lo que un padre quisiera, en la versión moderna sería algo así como el hijo con un muy buen trabajo, simpático, y muy masculino, pero Jacob no era así sino era todo lo contrario, la cosa es que engaño a su padre, y aunque la bendición iba sobre el hijo mayor, resulto bendiciendo a Jacob, el hijo menor, el menos talentoso. Él se casa con la mujer de sus sueños - aunque al pobre le pasan unas…- y obtiene el mejor terreno, pero un día Dios cambia su nombre y le pone Israel, es decir él quita todo lo que para Jacob alguna vez fue vergüenza… Yo he tenido que lidiar mucho conmigo misma, no puedo negarles que fueron muchas pero muchas veces en las que me odie con todas las fuerzas de mi ser, y le grite a Dios, reclamándole porque me había hecho como era, odiaba mi tono de voz -mi hermano decía que yo me había comido un megáfono- odiaba que para mi tener una charla era muy fácil, odiaba que cuando las niñas salían del colegio, salían limpias y organizadas, pero yo salía con comida en el cabello, jugo de mora regado por toda la ropa, y las medias escurridas, esa era yo, y odiaba no poder ser como las otras niñas, organizadas, cuidadosas, con un sentido maternal que parecía que jamás yo tendría, con deseo de saber hacer una buena comida, y yo aun buscaba en wikipedia como hacer un huevo tibio, odie tantas cosas de mi misma. Pero para rematar también conocí a una persona, que se presento como una enviada celestial para “corregirme” me dijo que todo lo que yo era, estaba mal, que debía empezar a hablar más bajito porque las mujeres no debíamos hablar duro, que no podía hacer muchas cosas que me gustaban “quisque” porque las niñas no hacíamos esas cosas, me puso tantas etiquetas malas, habían tantas cosas por las que debía sentirme mal y aunque me daba terror enfrentarla, un día tome aire y enfrente mi miedo, ella no cambio de opinión sin embargo entendí que mi valor no lo daba ella, que ella no sabia quien era yo, que ella no sabia de que era capaz, que ella no tenia ni idea de quien era yo, pero Dios, había puesto cada una de las cosas que para mi y para otros era vergüenza para lograr su propósito, hacia parte del kit de talentos. 

El año pasado, le dije a Dios que me sentía muy cansada, que la lucha contra mi mente y los comentarios de las personas que me ridiculizaban por hablar, por no hablar, por mi tono de voz, por que a veces se me salía un acento medio extraño, me estaban matando de a poquitos y yo necesitaba que me diera un nuevo nombre, que quitará lo que para mi era vergüenza, y Dios me mostró algo en medio de la oración, y fue la imagen de un diamante, acompañado de algunas características, eran fuertes, eran invaluables, eran transparentes, y cuando los atravesaba la luz era un prisma, pero realmente la confirmación a lo que veía se complemento con un versículo que decía lo siguiente: 

“¡Te haré inquebrantable como el diamante, 
inconmovible como la roca! No les tengas miedo ni te asustes, 
por más que sean un pueblo rebelde”
 Ezequiel 3:9




Quise tatuarmelo para recordarlo siempre que se burlaban de mi, y aun lo hacen, en los lugares donde uno menos espera burlas, sino amor, y no puedo decirles que ya no me duele, porque aun me duele y aun lloro mucho y también debo decirle que a veces me odio y trato de ser fuerte como el diamante, y pensar que nada de lo que digan otros debe afectarme, que el ruido del mundo no puede ser mas fuerte que la canción de Dios para mi corazón. Años más tarde Jacob tiene un hijo llamado José, el que fue vendido por sus hermanos, él conoce a su padre, y lleva a sus dos hijos, Manases y Efraim, para que los bendiga, pero de nuevo sucede lo mismo, Jacob cruza las manos y no le da la bendición al mayor, se la da al menor, y me encanta esto porque muchas veces no merecemos la bendición, ni la gracia, ni las cosas buenas, pero una cosa es merecerla y otra es desearla, y aunque delante de los que aun se burlan de mi (ojalá leyeran esto porque no he podido enfrentarlos) yo no merezco nada bueno, aunque hablo mucho, mi tono de voz es muy alto, aunque a veces digo cosas sucias mientras comen -no sé porque tanto lío con eso- aunque no soy ni seré la feminidad en pasta, aunque el cuento de mi vida no sea el mas lindo, yo deseo con todo mi corazón cambiar el mundo, deseo salvar muchos animales, deseo tener una empresa con el hombre de mis sueños donde podamos ayudar a muchas personas, yo deseo ayudar a los pobres, yo deseo ayudar a quienes la depresión se los esta comiendo, yo deseo que mi abuelita sea feliz, quiero conocer el mundo entero y sobre todo quiero ser luz para este mundo que muere en la oscuridad. Hace varios meses salió la película de la mujer Maravilla, y personalmente amo ese personaje, porque siempre he creído que todas debemos ser así, mujeres maravillas, fuertes, inquebrantables, valiosas y bellas, sin embargo recuerdo una parte de la película, y es cuando la mamá de Wonder woman le dice a su hermana que no la enseñe a luchar porque le da miedo que le hagan daño en el mundo, y su tía responde “La mejor forma de protegerla es haciéndola fuerte” y creo que es la mejor forma de hacerlo es enseñándole a las personas desde pequeñas a ser fuertes, a decirles lo grandiosos que son y de apoyarlos en la locura de dejarlo todo por cumplir un sueño. 

Yo aun no supero todos mis miedos, no enfrento a mis retractores jajaja pero cuando miro mi brazo recuerdo, que únicamente otro diamante -solo alguien valioso- puede pulirme. 


viernes, 19 de mayo de 2017

Del suicidio y otras depresiones


Las ultimas entradas a mi blog comienzan de la misma forma, que “no he tenido tiempo” “que estoy muy ocupada” “que soy intelectual, muy inteligente y ay que bonita soy” pero ninguna de esas cosas son excusa para no escribir, lo he hecho, pero estoy esperando el momento correcto para publicar lo que se me ha revelado, mentiras, a las conclusiones que he llegado en medio de tambaleos, falta de coordinación y problemas de toda indole. 


Han sido tiempos duros, he pasado por situaciones complejas en mi vida en los últimos meses que lo único que han causado en mi es ser más fuerte, no sin antes haber dicho que vivir daba asco y que la providencia estaba en contra mía desde que nací, seguido de esto recapacite, y llegue a la conclusión que solo me queda seguir luchando, no sobreviviendo, sino viviendo, a lo grande. Resulta que en la mañana de ayer me despertó una noticia lamentable, y fue la muerte de un muy buen músico (Por dentro y por fuera) Chris Cornell, al que le debo muchas canciones a grito herido, emociones frente al TV, un amor platónico y el recuerdo de un tiempo que no volverá; esta mañana supe que su muerte se daba por algo a lo que cada día se vuelve más común, satanizado por muchos, juzgado por muchos más y comprendido por pocos, muy pocos, se había suicidado, quizás de la forma más polémica para morir. 
Mi vida se ha desenvuelto en medio de muchas depresiones y varios suicidios, así que para continuar, si usted es cristiano aleluya, primero quitese la chaqueta del juzgamiento y léame, que quizás le va servir esto más a usted que a un depresivo o a mi. Digo que mi vida ha estado marcado por estas dos cosas, porque lo he sentido y lo he vivido, no, no me he matado y he reencarnado en el hada de los dientes, pero he tenido que vivir el suicidio de personas cercanas, y depresiones propias y familiares. Mi hermano se suicido cuando yo tenia 14 años, meses antes uno de sus mejores amigos Gustavo, lo había hecho, un año antes, un familiar lejano lo había hecho, y aprox 5 años después de mi hermano, otro familiar lo hizo, ¿qué a que se debe? ¿Que el diablo los tiene agarrados? No lo sé, en parte creo que es algo espiritual a lo que todos los seres humanos debemos enfrentar a diario, pensamientos de cansancio, de menosprecio, una bajo autoestima, soledad, fracaso tras fracaso, etc… pensamientos que a todos se le han venido y en otra parte a la falta de atención que la sociedad tiene con las personas con depresión leve o crónica. Cuando yo estaba en el colegio, fue una época dura para mi por no decir que fue la peor de toda mi vida, y que ninguna otra por dolorosa que ha sido la supera, odiaba al colegio y aun lo odio, aun tengo pesadillas donde me dicen que me falto un curso y debo volver, me dolía lo que me decían mis compañeros “la hermana del suicida” “ella como es una nerd” “a ella no le preguntemos que es toda tontica” o cuando me hacían a un lado, cuando no se sentaba conmigo en el descanso a tomar el refrigerio, cuando nadie me decía feliz cumpleaños, esas cosas lastiman, lastiman en lo más profundo, pero las personas dicen muchas cosas bajo la excusa de “es por chiste” o culpan al que no sabe como defenderse, esta es la hora que siempre pienso que me van a culpar por algo que no hice -Estoy en el proceso de quitarme eso, en parte por eso acepte ser profesora por unos meses, para cambiar mi concepto del colegio- Las personas fuertes no pueden olvidar que hay personas más débiles, las cuales una pequeña palabra causa más laceraciones que cualquier otra cosa. Estoy viéndome una serie extraordinaria la cual se las super recomiendo llamada “13 Reasons Why” la empece a ver básicamente porque me cansé de que varios amigos hablaran de ella y yo no tuviera ni idea de que trataba, acá hago una pausa para agradecerle a mi amigo Cris Vasquez por permitirme usar su Netflix y por darme por doceava vez la clave, siguiendo con la entrada, la cosa es que la serie es buenísima, yo la empece a ver sin saber de que trataba, pero cuando supe que trataba del suicidio fue como si se me hubiese revelado, ha tenido muchas criticas, por un lado los que dicen que le dan ideas a las personas para matarse por “bobadas” y del lado que yo estoy, y es el de ver cuán culpa y responsabilidad tenemos TODOS en el suicidio de una persona. No les voy a contar más sobre la serie pa que se la vean y afinen, pero si quiero que piensen que todos somos responsables de los suicidios, así que lo mejor (si usted es un cristiano aleluya) es no condenar, menospreciar, burlarse, etc… de los suicidas porque usted aporto mas de una vez, en una depresión de alguien. 


Mi hermano trato muchas veces de salir de la depresión, él hablaba con Dios, decía que Dios no le respondía, y creo que si lo hacia, solo que el ruido de sus pensamientos era más fuerte, ayer leía algo así como que el silencio era suficiente ruido para muchas personas, y es que a veces estamos tan acostumbrados al silencio que no escuchamos la voz de quien dice algo más fuerte, más real y más importante que lo que dice el mundo. Mi mamá esta pasando un momento depresivo fuerte, que hemos tratado de venir controlando, ahora me encuentro al otro lado del charco, del familiar del depresivo, y debo decir que cuando uno anda en la inmunda, lastimosamente, se vuelve muy egoísta y se le pasa la vida frente a los ojos; mi mamá dice que hace todo lo posible para estar bien, aunque eso es lo que dicen todos los depresivos, sin embargo creo que puede hacer mucho más, lo digo yo donde me bañe durante años de tristeza. Somos hechura de Dios, fuimos creados a imagen y semejanza de él, pero Dios jamás, jamás, pero JAMÁS diría algo feo de nosotros, al contrario el tiene planes buenos, planes de un futuro bueno para cada uno de nosotros, Dios jamás pensaría que somos unos debiluchos, que somos muy gordos, o muy flacos, muy tontos, muy pobres, muy solos etc… él no piensa lo que el mundo piensa de nosotros, y no dice de nosotros lo que el mundo dice de nosotros. Me duele la muerte de mi hermano, de su amigo Gustavo, de mis otros familiares, también la de Chris Cornell, la de Andres Caicedo, la de Kurt Cobain, la de Robin Williams y las muchas más personas que se suicidan a diario. He tenido que soportar personas que me han dicho “lamento mucho lo de tu hermano, y aun más que este en el infierno” y yo respondo, él no esta en el infierno, él esta con Dios, en donde las calles de oro son, donde las puertas no tienen cerrojo, donde esta cuidando a todos los perros y gatos que trate de salvar, donde hay muchos boliquesos, donde puede comerse toda la salsa de tomate que quiera, donde puede estrenar ropa todos los días, esta mucho mejor que cualquiera de nosotros, y esta sobre todo, feliz, junto a un Dios justo, que envío a su hijo, un humano, para que entendiera nuestros dolores, nuestras angustias, y nuestras tristezas ¡Jesús se deprimió! nuestro Dios, o al menos el que yo conozco, es justo y amoroso. 

Un suicida no es menos importante que los niños que mueren en Africa de hambre, ni es más importante que un perro que muere en una esquina abandonado por un humano que no cuido de él, la vida es importante, se debe preservar la vida. Vivir con Dios no es tener una vida libre de tristezas, pero es un seguro de que todo mejorara, él es el dador de la vida, y nosotros no somos quien para que con nuestras palabras ocasionemos depresiones o suicidios, no somos nadie para que hagamos que alguien olvide lo que su creador dice de él. Amar a Dios es cuidar de su creación, y levantarle los brazos a quien esta a punto de bajarlos.



“Tú llevas la cuenta de todas mis angustias
y has juntado todas mis lágrimas en tu frasco;
has registrado cada una de ellas en tu libro”

Salmo 56:8

domingo, 16 de abril de 2017

Roma: Mi gata parlante.

Odio tener que actualizar mi blog con cosas dolorosas, con cosas que solo me traen dolor y culpa.  Hace un par de meses mi atención estuvo en una sola razón, se llamaba Roma, una linda gata  blanca con negro –Mis colores favoritos- con ojos verdes esmeralda, cola larga negra delgada, manchitas en sus patitas, y una particular mancha en sus bigotes. El dolor que hoy siento por tu partida es terrible, la culpa y la tristeza son más grande que yo, he pasado la película en mi cabeza una vez tras otra, y no logró explicar que fue lo que sucedió…
La verdad es que tú te habías convertido en una motivación muy fuerte para mí, anhelaba llegar a casa para tenerte, para saber que había en casa alguien que me comprendía y que no le importaba todos mis errores, y mis defectos, que no me criticaba porque hablaba muy fuerte o porque no era el ideal femenino, que no le importaba si estaba subiendo de peso, que no le importaba nada más que compartir un momento conmigo. Pude haber hecho más, lo siento mi Roma, con esto me doy cuenta que no nací para esto, y aunque duele, con esto me retiro de los rescates, esperando que ahora más personas decidan salvar animales, con el mismo deseo que lo hice contigo y con tus bebes, que otros no se queden con solo adoptar a un animal recuperado, sino que lo saquen de las calles, y vean como día a día se roba más nuestro corazón. Hace unos días me desperté en la madrugada, y el cielo se veía precioso, tenía un tono morado y rosa, creo que es el amanecer más lindo que he visto, pero fuer hermoso, cuando tu linda silueta se atravesó en él, y pude ver el amanecer en medio de tus orejas y tus bigotes largos. Perdóname, perdóname, en verdad lo siento, lo siento en el alma.


Llevo a penas algunos meses leyéndome toda la saga de Narnia, y esto estrecho aún más mi fuerte lazo con los animales, en Narnia, los animales que tienen algo especial, que pueden comunicarse con las personas y hace parte de un reino especial, se les hacía llamar Animales Parlantes, en mi cabeza y quizás de forma muy fantástica en medio de la noche y al ver sus lindos ojos verdes, al notar que parecía que me entendiera, pensaba y le decía ¿Eres un animal parlante Roma? Creo que en verdad lo eras, y aunque siempre he creído que los animales vuelven donde su creador y están bien allí también me duele pensar que conmigo también lo estarías y aun no tengo una respuesta para las miles de dudas que se me atraviesan por la cabeza. Mi  R O M A- A M O R, perdóname, estoy segura que mi hermano te cuidará bien en el cielo, él siempre fue bueno con los animales y los niños. Te prometo llevarte siempre en mi corazón y de cuidar bien de tus hijos, te lo prometo. 

miércoles, 11 de enero de 2017

La espera que desespera



Creo deberle algo a las personas, después de que no escribiera nada el 31 de diciembre y después de llevar tantos meses sin escribir una palabra en este blog que me he dado tantas alegrías y conversaciones, de hecho el pasado 6 de enero cumplió 3 años el cuento de mi vida, siendo el resultado de una necesidad de cambiar mi mal uso de las redes sociales por algo un poco mejor pensado y con utilidad. Resulta que el 2016 fue un año duro, empezando por lo mas bobo como una intoxicada con pollo con miel mostaza hasta una depresión que me derrumbaba todos los días, desde ser profesora de un pésimo colegio hasta ser profesora de los mejores jóvenes y adolescentes que he conocido, desde el cabello largo en la cintura hasta el cabello corto en los hombros, desde no tener amigos hasta tener un millón de amigos y así mas fuerte poder cantar.


El 2016 fue como cuando me presentaron el brócoli, lo odie, hablaban mal de él, olía hediondo pero resulto que a mitad de camino conquisto mi corazón. Fue un año complejo para muchos, fue golpe tras golpe y a diferencia de Rocky Balboa Lo único que yo quería era bajar los brazos, apagar la luz y dejar de luchar ¿Qué cuando mejoro la cosa? Mejoro cuando baje los brazos, y deje que me los sostuviera Dios, él gritaba ¡Ganadora! Aunque yo solo tenia en la frente un rotulo que decía perdedora. Resulta que la frase del año fue " insistir y persistir" Dios había hablado y había dicho: Este año es tu año, pero no va a ser fácil, te haré fuerte, te haré sacar músculo para que aprendas a sostener todo lo grandioso que te daré. Yo me sentía muy frustrada, siempre le decía a Dios que le agradecía por mis talentos pero que no lograba entender porque nadie creía en mi, pero alguien me dijo (gracias a Dios me lo dijo) que si él me había dado los talentos , también daría la oportunidad solo debía ponerlos a funcionar, así que empecé a aprender, a trabajar en mi proyecto sin embargo… nada sucedió. En respuesta a la pregunta cuándo cambio todo, tengo una fecha, fue el 25 de julio, llorando le dije a Dios que estaba muy rota, que ya no aguantaba más, que no lo entendía, que me sentía engañada por él, que al otro día iba a cumplir años y nada mejoraba, que necesitaba que como a Job la segunda parte de mi año mejorará, me seque las lagrimas con rabia, e inmediatamente llamo Dios, bueno, llamo Canzion, una mexicana ( ahora sé que se llama Sophie) para decirme que les había gustado mi hoja de vida y que querían hacerme una entrevista al otro día, es decir en mi cumpleaños, la cosa fue que me quede con el trabajo y soy muy feliz allí, donde sé que mis talentos están puestos, y ¡le gane a 299 personas! ( ja-ja-ja) Dios mejoro todo de ahí para adelanté. La verdad es que la frustración es de las peores cosas que uno puede sentir, pero algo me enseño el 2016 fue que: 1. No debo coger SITP en horas pico, 2. Sasha es una perra puerca 3. Martina una gata asolapada, pero sobre todo dos cosas, 1. Que Dios concede las peticiones de nuestro corazón que son conformes a sus planes y 2. Que si Diego Luna pudo salir en Rouge one es porque para Dios no hay nada imposible.



Para terminar el año Dios calmo la marea en mi corazón, y quito la niebla, uso el lamento para convertirlo en baile - así a lo Marcos Witt- , y cambio mi historia de soledad momentánea en un quizás por siempre acompañada, así que ya no tengo que ir a cine a ver películas sola (sí yo iba sola a cine) ya tengo a quien hacerle dibujitos en las servilletas, ya tengo con quien ver luces de navidad, ya tengo con quien ir a tomar fotitos, ya tengo con quien comer pizza y chicharrones, ya tengo a quien abrazar cuando el pastor dice que abrace a la persona que esta a su lado, con quien quedarme esperando mientras todos se suben a la montaña rusa, con quien pasar todo el día durmiendo, con quien ver los Simpsons (y el chavo a preferencia de él ) con quien viajar, ya tengo con quien ir a tatuarme, ya tengo con quien pelear- aunque eso siempre hay voluntarios-, ya tengo con quien salvar animales, ya tengo con quien soñar, y ya tengo con quien decir amén y aunque todo es un proceso, vamos lento pero seguro, sabiendo que es un riesgo que decidimos correr con Dios, pues solo un diamante puede pulir a otro diamante. Dios conoce lo que queremos pero aun mas lo que necesitamos.



Yo necesitaba que alguien creyera en mi y hubo una empresa que creyó en mi, yo necesitaba alguien que me enseñara a perdonar y tuve que hacerlo tantas veces - y aun-, yo necesitaba aprender a esperar y me hizo esperar todo, yo necesitaba aprender a resistir y resistí, yo necesitaba dormir bien y llego reeeee... En la espera uno siempre se desespera, no crean, yo aún no soy la paciencia en pasta, pero miro atrás y me doy cuenta que valió la pena todo, que Dios esta armando un rompecabezas de 5.000 piezas, y se esta tomando su tiempo de encontrar le ficha que encaje una con otra, al inicio no se nota de qué es el rompecabezas, él quiere hacerlo bien, así se tome un tiempo. 


martes, 18 de octubre de 2016

Se puede si se quiere

Cada vez es más difícil sacar algo de tiempo para alimentar este blog, porque me volví una mujer semi- seria (iba a escribirlo pegado pero se leía como si estuviera cerca a la miseria) han sido unos meses de muchos cambios, un nuevo trabajo, nuevos amigos, nuevas experiencias, nuevos sentimientos -buenos y malos- darme cuenta que los problemas del pasado con mi papá no estaban del todo resueltos y que me han afectado mas de lo que creía, encontrarme nuevos lunares en el cuerpo, intentar actuar de la forma menos estúpida posible, de tener mejores horas de sueño, de intentar romper mis miedos pero sobre todo de tomar mejores decisiones, no ha sido fácil, si antes creía que tenia muchos ojos sobre mi, ahora si es una realidad.

Aun mi corazón se encuentra algo débil, y no es por el exceso de grasa, aunque pensándolo bien puede ser el causante, y es que en cuestiones de cirugías, no hay peor que la que se le hace el corazón con bisturí ajeno.  Cuando uno se enamora de veritas, es decir que entrega todo, que sale a flote esa doña Florinda que llevamos interna que solo sale cuando ve al profesor jirarales, además lo vemos en todos lados, cuando les decimos a todos el nombre del susodicho -o dicha- cuando la palabra amor no alcanza y debemos inventarnos nuevas formas de hacer saber al otro que lo amamos y cuando ansiamos con todas las fuerzas de nuestro ser el día en el que nuestros dedos se entrelazan perfectamente en la mano del otro. Oh el amore amore… tan sigiloso, sublime y peligroso, saca lo mas hermoso y horrendo de nuestro corazón, y es que siempre nos mostraron el amor como una fantasía casi perfecta, "en el mundo en que yo vivo siempre hay cuatro esquinas…" bueno no, en el mundo en que yo vivo, en el circulo cristiano del cual hago parte, la perfección en las relaciones es una cosa sacada de los cuentos, si quiera de la Biblia, porque si algo nos ha hecho ver la Biblia sobre las relaciones, es que el amor lleva consigo dolor, y eso no quiere decir que amar es ser un desgraciado o miserable, quiere decir que solo se puede confiar en el otro, confiar en la autenticidad de sus palabras, el amor no es mas que un salto al vacío, confiando que el otro sujete  del otro lado, la soga. Algo complejo ¿No? En este mundo cada vez quedan menos personas que le apuestan al amor, y no se trata de tirar los dados, se trata de sujetar la cuerda, dejar que el otro se tire y estar dispuesto a que si la cuerda se rompe, tirarse al vacío, darlo todo, no cansarse, luchar, esforzarse,
Amar no puede ser solo un sentimiento, debe ser una decisión, siempre habrán razones para dejar al otro, siempre habrán mejores personas, pero aunque Dios nos dirige siempre a su propósito, aunque haya un plan B, un plan C y uno D si la ceguera es lo suyo, jamás serán tan perfectos como el plan inicial, el plan A, y nadie debería sentirse mal porque el otro no quiso cumplir el plan A, nunca se debe uno sentir mal por creerle a Dios, por ser el único que tiene el panorama claro.

Menos besos momentáneos y mas eternidad juntos, yo decidí que la próxima vez que se me cruce el amor y del que tenga seguridad de ello, aunque sea imposible verificar su autenticidad con palabras, no mas con el sentimiento de que todo se esta cumpliendo de tal forma como debería cumplirse, que se esta volviendo real lo soñado, me quedaré hasta que quieran que me quede, no soltare la cuerda aunque deba amarrarme un árbol, haré mi parte, confiando que si algún día me tiro al vacío me sostendrás, lo harás, te aferraras al cielo por mi, que jamás cortaras la soga.

miércoles, 10 de agosto de 2016

No haga lo que se le da la gana



Recuerdo el día en el que en una entrega de boletines del glorioso Colegio Mixto Ciudadanos del futuro, el colegio que me vio crecer… bueno que me vio envejecer mas bien. La profesora Olguita, una profesora diminuta pero con un gran corazón, que se le iba todos los meses la voz, le dijo a mi mamá que yo era muy terca, que donde yo me subía no había nadie que me bajará; cosa que no era del todo mentira, bueno, no era nada mentira, sí soy terca o como dice el pastor de mi iglesia, una mujer llena de razón y aunque era la purita verdad -nótese que ahora hablo más con mexicanos que hasta con los mismos colombianos, lo sé, yo y mis exageraciones- creo fielmente que nos hemos acostumbrado a ver y afirmar en otros lo malo, a siempre estar quejándonos y tratando de enseñarles a otros todo lo malo que son, hasta de catalogarlos como buenos o malos. Mi hermano, el pequeño Michael, siempre se creyó en cuento de que era malo, que era un ser lleno de imperfecciones y errores, pero díganme ¿Quién no esta lleno de imperfecciones? ¡Todos! 


Estamos hechos cada uno con un propósito diferente, sin embargo, estamos hechos para afirmar lo bueno con nuestras palabras; hay un versículo, que siempre dicen las abuelitas - bueno si es su caso en el que cuenta con una abuela con 80% de genes perfectos como la mía- y lo voy a parafrasear, primero porque no sé la cita y segundo porque voy de pie en un Transmilenio mientras escribo esto, dice algo así como " De la abundancia del corazón habla la boca" en resumidas cuentas, de la boca de uno, sale todo lo que uno lleva guardado, bueno o malo, la cosa aquí es que estamos llenos de cosas malas, y fresco, es normal, eso no quiere decir que debe sentirse bien con lo picho que lleva adentro, lo que quiero decir es que es normal que todos tengamos adentro un montón de sentimientos que sacan lo peor de nosotros, que hay personas que sacan lo peor de nosotros (guiño, guiño) es normalllll, y normal no significa que este bien.


Si todos los dias nos dispusiéramos a ver en los otros lo bueno, a decirles desde pequeños a los niños lo valiosos e importantes que son, no se refugiarían en las mentiras que la sociedad siempre les presenta, se darían cuenta que para ser feliz no se necesita estar borracho, o si quiera estar enamorado, que no van a ser alguien cuando terminen la carrera ¡Ya son alguien!, que nuestro valor no lo dan las personas, lo dio Jesús en una cruz, al enviar a su hijo amado, el único que tenia, su creación más perfecta, a morir por todos los incircuncisos de esta tierra que no merecemos su gracia, a lo que voy es que nos obliguemos a ver en otros lo bueno, a reafirmar las buenas cosas que Dios puso en cada uno. Sí yo soy terca, pero o puedo ver que soy terca y parezco un burro metido dentro de un pantano, o puedo usar mi terquedad para no cansarme de ayudar a quien necesita ayuda, a ayudar a otro tan terco como yo, soy impaciente y puedo amargarme pensando que no se esperar que odio la lentitud o puedo pensar que soy rápida para hacer las cosas, es cuestión de percepción. Si usted no es cristiano y lee esto por:


A.Error
B.Porque usted es rebelde y hace lo que se le da la gana
C.Porque trata de verle el lado bueno a todo
D.No es cristiano ni nada similar pero cree en un espíritu superior (una vez lei eso y me dio mucha risa)
E.No sabe no responde


Quiero que sepa que no tiene que ser cristiano pa cambiar el mundo. A mi personalmente me encanta la gente que le gustan las cosas correctas, el camino angosto, el honesto o el que quiere hacer de este mundo algo mejor, y quiero que sepa que este mundo sin usted seria horrible, si, peor, que no se vaya de Colombia que porque aquí todos andan como burros por todo lado -no sé porque nombre tanto a los burros- si usted es de los buenos, pues Baby, las lámparas no se ponen debajo de la cama, se ponen en lugares altos para que alumbren toda la casa. Para terminar, quiero que al igual que el escrito pasado, se obligue a decirle a otros lo bueno, que en vez de quejarse de los múltiples defectos que todos tenemos, ayude a hacer de este mundo algo mejor, que no de mal ejemplo, que ayude a las personas a mejorar y no reafirme en las personas lo malo, sino lo bueno.

Todo el pueblo de Israel es terco y obstinado. 
No obstante, yo te haré tan terco y obstinado como ellos. 
¡Te haré inquebrantable como el diamante, inconmovible como la roca! 
No les tengas miedo ni te asustes, por más que sean un pueblo rebelde.» 


Ezequiel 3:6b- 9